Buckle, ¿pasó de moda el multimarca?

En 1948 abrió sus puertas “Mills Clothing», un local de ropa de hombres en Kearney, Nebraska. Tuvieron que pasar 20 años para que los dueños pudieran abrir el segundo bajo el nombre de “Brass Buckle». Durante ese período, se especializaron en la venta de jeans y camisas. Emplearon a un joven vendedor, Dennis Nelson, quien desde 1991 hasta la actualidad es el presidente de Buckle Inc. Hoy se trata de una empresa que cuenta con 449 locales a lo largo de 42 estados de Estados Unidos y venden principalmente jeans, remeras, camisas y accesorios para hombre y mujer.

En el Club de Inversores de Baikal mencionamos distintas filosofías de inversión. Una de ellas es la contrarian. Según Aswath Damodaran, profesor de finanzas de la Stern NYU, esta filosofía parte de la creencia de que los mercados sobre-reaccionan a la nueva información. Esto es, cuando se conoce una noticia negativa sobre el negocio de una compañía, el mercado castiga demasiado el precio de la acción. Y a la inversa cuando se conocen datos favorables. Esas discrepancias entre la reacción del mercado y el verdadero impacto en el negocio, pueden ser oportunidades de inversión.

Veamos de qué se trata esta empresa que nos hizo pensar en esta filosofía.

El negocio 

Buckle es una empresa de retail de ropa. Como dijimos, poseen 449 locales de venta al público, donde el 57% de su mercadería es de su marca propia, y el resto es de marcas como Miss Me, Levi’s, Vervet y Wrangler, entre otras. El 50% de las tiendas están ubicadas en malls y el otro 50% distribuido en las ciudades.

La compañía se hizo pública en 1992 con una facturación de 112 millones de dólares y 100 locales. Hoy, 30 años después, tiene cuatro veces más locales y factura diez veces más. El último año, las ventas alcanzaron los 1295 millones de dólares.

La estrategia de crecimiento de la compañía parece ser conservadora. El local número 400 se inauguró en 2009 y se expanden a un ritmo de tres locales por año. En 2022 abrirán cinco. El management decide distribuir las ganancias en forma de dividendos, y menciona que pretende abrir nuevas tiendas sólo cuando considere que hay una expectativa razonable de resultados satisfactorios. En esa línea, pagó dividendos consecutivos en los últimos 17 años a un promedio de 0,89 centavos por acción. Adicionalmente repartió varias veces dividendos especiales, aumentando el promedio a 2,26 dólares por acción.

Competencia y márgenes

Buckle compite directamente con marcas como Abercrombie & Fitch, Guess, The Gap, Tilly’s, Zummiez y Urban Outfitters, entre otras. Además, también compite con tiendas departamentales como Macy’s y Nordstrom y con las gigantes del e-commerce que ya conocemos.

Si analizamos los márgenes, podemos ver que el margen bruto está actualmente en 60%, con una media del 43% en los últimos 10 años. Este número es superior al 37% que promedia la industria.

Negocio F1_1

En cuanto a los márgenes operativos -que incluye la gestión del management del negocio- también es superior a la competencia, alcanzando actualmente un 25%. 

Un error que se puede cometer es ver al crecimiento indefectiblemente como algo positivo. Si pensamos a Buckle en términos de crecimiento, podríamos interpretar como algo negativo que distribuyan las ganancias en vez de abrir más locales. Pero si aumentar la cantidad de tiendas empeora los márgenes de la compañía, ¿sigue siendo positivo? Como se observa, Buckle está muy por encima de la competencia en cuanto márgenes, no solamente post-pandemia, sino que es algo sostenido por más de una década. El management prioriza esto por sobre expandir el negocio.

Negocio F1_2

Contexto

Desde 2010 toda la industria de retail físico de ropa viene sufriendo una compresión de márgenes. Esto tiene que ver directamente con la llegada del e-commerce y la era digital. También con el hecho de que las marcas propias comienzan a vender directamente al público (como Nike o Lululemon).

Otro aspecto interesante de la industria es que el gasto en ropa no tiende a aumentar conforme aumentan los ingresos de la sociedad. En el siguiente gráfico vemos cómo disminuyó el porcentaje en relación a experiencias y tecnologías, sobre el total consumido en la población de Estados Unidos.

 

Negocio F1_3

A esta tendencia bajista que venía teniendo el sector, se le agregó el tremendo impacto de la pandemia en 2020. En 2019 las ventas en tiendas físicas alcanzaron cerca de 23 billones, y para 2020 ese número se redujo a menos de 4 billones. Aquí podemos ver la evolución de ventas del sector en los últimos 30 años.

Negocio F1_4

Sin embargo, como puede verse en el gráfico anterior, el último año -2021- fue muy bueno para estas compañías. Estamos en máximos históricos de ventas, aunque esto puede deberse a shocks exógenos puntuales que no tiendan a sostenerse. Por un lado, la post-pandemia y el retorno a las calles tuvo un impacto directo que no sabremos si se mantendrá o es una sobre-reacción a la cuarentena. Por otro lado, el gobierno de Estados Unidos realizó un estímulo fiscal muy fuerte durante el 2021 y podemos suponer que parte de esto impactó en las ventas de ropa.

Algo interesante de Buckle es que tiende a irle bien durante las recesiones. Miremos lo que ocurrió en 2008. En el siguiente gráfico tenemos el área coloreada, que muestra la tasa de aumento de ventas con respecto al año anterior, y las líneas azul y violeta que muestran las ventas totales y el margen operativo, respectivamente. Lo que se observa es una aceleración de las ventas en el inicio de la recesión y desaceleración a medida que la economía fue mejorando.

Negocio F1_5

Conclusiones

Desde 2015 hasta finales de la pandemia la valuación de la empresa había pasado de unos 2500 millones de dólares a menos de 1000 millones. Esto se debió principalmente a que el mercado consideró que este tipo de empresas no tienen futuro. Si tomamos en cuenta la compresión de márgenes que estaban teniendo entre 2010 y 2019 podrían estar en lo correcto. Pero, como también vimos, luego de haber pasado la pandemia, el negocio se recuperó muy bien. 

¿Puede ser esta una sobrerreacción que abre oportunidades? ¿Tiene sentido pensar a Buckle desde la filosofía contrarian? ¿Qué pasaría si en vez de seguir con el deterioro del negocio, logran mejorar la experiencia del local físico con tecnología? Pronto hablaremos de cómo algunas empresas están empezando a incorporar estos recursos. Habrá que esperar a ver cómo se desarrolla la economía y la industria para tener respuestas a estas preguntas. Mientras tanto, ¡vamos a chequear el outlet de verano que se vienen las rebajas!

Santiago Tissembaum y Matías Nicolini 

Si quieres recibir contenido gratuito y novedades de inversores y negocios suscríbete aquí:

 

Inversiones y Negocios