¿Cómo saber en qué invertir? ¿En China ahora?

Este texto fue enviado el 2 de agosto de 2021 vía mail a los suscriptores de Baikal.

Por Emiliano Charmorro

«Sé cauteloso cuando todos son ambiciosos y sé ambicioso cuando todos son cautelosos», «Comprá barato y vendé caro». Pero… ¿cuándo algo está barato y cuándo caro?

El año pasado Christián Carman en su curso de lógica aristotélica nos dijo: cuando uno maneja un auto o un avión, no entiende lo que está pasando, no entiende la relación entre apretar un pedal y que el auto frene o acelere. Pero cuando uno anda en bicicleta, sí: uno puede ver que mueve los pedales, estos mueven la cadena y la cadena mueve a la rueda. Es un mecanismo simple y transparente que sirve para entender el funcionamiento. Del mismo modo la lógica aristotélica sirve para entender el pensamiento.

Pero ¿cuál es esa «bicicleta» (en el buen sentido) de las inversiones? Google, Amazon son el auto o el avión, es difícil entender si están baratas o están caras. 

Demos un ejemplo de una bicicleta:

Supongamos que hay una empresa que tiene 10 bares en un mundo simplificado sin impuestos. Poner cada bar cuesta 100 mil dólares. Cada bar deja 10 mil dólares de ganancia neta por año. La empresa tiene entonces 100 mil dólares de ganancia neta por año. Estos 100 mil dólares de ganancias la empresa los reinvierte en poner un nuevo bar por año. O sea que el año 2 la empresa tiene 11 bares que dejan 110 mil dólares de ganancias. Y al año 3, 12 bares que dejan 120 mil dólares de ganancias y 20 mil dólares en la caja. Al año 11 tendrá 21 bares y 210 mil dólares de ganancias. Su crecimiento es exponencial porque reinvierte sus ganancias y éstas a su vez empiezan a generar nuevas ganancias. 

Supongamos que al año 1 la empresa vale un millón de dólares y esté representada por 1000 acciones que valen 1000 dólares cada una. El retorno en el tiempo de comprar esas acciones debe ser del 10% anual compuesto.

Ahora supongan que al año 6 viene una crisis. Por ejemplo la pandemia. Y ese año la empresa en vez de ganar 10 mil dólares por bar gana 2 mil dólares porque tuvo que cerrar los bares unos meses. O incluso que no ganan nada o pierden un poco pero la empresa lo puede solventar con la caja que tiene. En ese contexto «el mercado se asusta» y la empresa pasa a valer 500 mil dólares o 500 dólares la acción.

O sea: en el medio de la crisis ustedes ven una empresa que no gana nada o pierde un poco de plata (sin llegar a quebrar) y que cuesta 500 mil dólares. ¿Esa empresa está cara, barata o normal? Bueno, en un modelo súper simple (en nuestra bicicleta), está regalada. No está regalada porque bajó de 1000 dólares la acción a 500 dólares la acción. Podría haber bajado el precio pero si la empresa se iba a fundir estaba cara igual. Está regalada porque tiene caja para aguantar y el modelo de negocios no se perjudicó de manera permanente. 

Ahí ustedes tienen la posibilidad de comprar por 500 mil dólares una empresa que cuando pase la pandemia va a generar 150 mil dólares de ganancia neta por año. O, lo que es lo mismo, pueden comprar por 500 dólares una acción que les va a generar una ganancia de 150 dólares por año.

Esta es la esencia de la escuela de inversión de valor. Encontrar momentos en la historia, encontrar empresas, en las que por una causa irracional su precio está debajo de su valor.

No es que cuando una acción baja de precio está barata y cuando sube de precio está cara. Es la diferencia entre el precio y el valor lo que la hace cara o barata. Y el valor está dado por el dinero que va a generar la empresa en el futuro. 

Entonces, cuando una acción baja de valor, hay que ver si el negocio subyacente se vio afectado o no. En particular si cambió la posición competitiva, subieron sus costos o se afectó la demanda de manera permanente. Así podemos identificar si la baja es racional o irracional y, cuando es irracional, detectar oportunidades para comprar activos baratos. 

La historia está llena de estas oportunidades. Llena. Y ahora en China se está generando una situación que puede ser una. 

Por eso esta semana y las próximas en el Club de Inversores vamos a analizar varias empresas de China, para ver en qué partes el colapso del mercado es racional y en qué parte es irracional y se están presentando oportunidades.

Quienes se quieran sumar a aprender estas cosas en mayor profundidad, lo pueden hacer acá: https://institutobaikal.com/club-de-inversores/

Emiliano Chamorro

Si querés recibir noticias de
Baikal dejanos tu mail