El amor, atajo para llegar a la mejor versión de vos mismo

Por Christián Carman

Un relato que podemos rastrear al menos hasta principios de la Edad Media afirma que unas abejas se posaron suavemente sobre la boca de un Platón recién nacido y allí depositaron miel, significando la dulzura y la elocuencia que saldría de su boca ya adulta. Platón nunca dudó de que se iba a dedicar a la literatura. Había nacido para escribir tragedias y comedias. Nunca lo dudó hasta que, según cuentan, se cruzó con Sócrates. Y Sócrates lo convenció de que se dedicara a la filosofía. Al final, hizo ambas cosas. Platón escribe como los grandes poetas y piensa como los grandes filósofos. Así, es el ideal para consultarlo sobre los temas en los que se entrecruzan la poesía y la filosofía. Y en ninguno se cruzan con tanta claridad como en el tema del amor. Platón vibra por el amor con la desbocada pasión de los poetas, pero lo comprende con la serena agudeza de los filósofos. 

En el Banquete, Platón pone en boca de Fedro algunas definiciones deliciosas acerca del amor. Afirma que el amor hace que el más cobarde sea tan valiente como el más valiente por naturaleza. El amor logra que actúes como si tuvieras virtudes que todavía no tenés. Es como si te las prestara pero, en realidad, saca una bondad que no creías tener, que permanecía oculta, latente, pero que es tuya. No es una ficción, no es un barniz exterior. Está en vos. Pero dormida. El amor, la despierta. Cuando amás –cuando estás poseído por Eros–, sos mejor, sos más bueno, más generoso, más paciente, más valiente, más lúcido, más todo. Sos todo eso porque sos más feliz. Y sos más feliz porque estás enamorado. Y, un poco, también, porque sos más bueno. Y, al sentirte más bueno, sos también un poco más feliz y amás más. Se forma un círculo hermosamente virtuoso. Así, si querés llegar a la mejor versión de vos, esforzate y trabajá todos los días de tu vida. Sin pausa, cada día un poco más, atacando todos los frentes. O tomate un atajo. Amá.

Christián Carman

Si querés venir al seminario y tener una clase por semana para nutrir la vida de sabiduría milenaria, podés ver más acá: https://institutobaikal.com/filosofia-para-la-vida-2/

Si querés recibir correos de
filosofía para la vida dejanos tu mail