Presentando el Proyecto de Climatología de Inversión

04/06/2021

Por Macerlo Rinesi

Follow the money, dice la frase, pero antes del negocio está la idea. Debajo y antes de la ingeniería financiera está la arquitectura del deseo y el miedo. Ahora que las computadoras son más capaces que nunca de lidiar con la naturaleza resbaladiza de los textos y el comportamiento, ¿por qué no aplicar las mismas herramientas matemáticas que usamos para mapear y explorar la dinámica financiera para comprender la dinámica de lo que el ecosistema de inversión está hablando y pensando?

Esa es la pregunta detrás del Proyecto de Climatología de Inversión del Instituto Baikal, una iniciativa en curso para mapear la dinámica conceptual de la subcultura particularmente influyente que es el ecosistema empresarial.

El nivel más básico es simplemente la medición: ¿de qué está hablando el mundo de la inversión? O, más interesante, ¿de qué está hablando de una manera diferente? Procesando publicaciones relevantes y usando herramientas de NLP para extraer y mapear las trayectorias de uso de diferentes conceptos, es posible extraer patrones de cambio:

Podemos leer aquí cómo cleantech se está desacelerando entre los términos de rápido crecimiento, pero eso no significa que el campo en sí esté perdiendo influencia; tanto la decabornización como objetivo a gran escala («tendencia» sería demasiado optimista todavía) y las tecnologías y mercados específicos siguen estando muy activos. Vale la pena notar que las palabras clave que miden unidades de energía específicas se están acelerando rápidamente. «Verde» o «eléctrico» ya no son suficientes: el nivel de competencia ahora requiere tener mejores métricas (algo bueno si las tiene, y un área en la que invertir si no).

Pero también podemos echar un vistazo al futuro inmediato observando términos que están empezando a acelerar. ADAS, una descripción muy poco inspiradora pero también más precisa de la tecnología actual de conducción autónoma, se está acelerando mucho. Probablemente sea una medida razonable ahora que los reguladores y el público han notado que los asteriscos señalando que automóviles autónomos sólo son seguros si un humano tiene las manos en el volante y está prestando atención en todo momento (lo que suena bastante estresante) no se deben a un exceso de precaución legal. Esto podría indicar que la tecnología de piloto automático está en camino de volverse más sólida y más limitada (menos impresionante, pero también menos propensa a desastres de relaciones públicas); no es donde está, pero parece ser donde la industria está tratando de ir, algo para tener en cuenta.

Las palabras también tienen su propia geometría: manifolds de menor dimensión donde es posible mapear campos de significado.

Tomando muestras de este espacio semántico, la política y las pandemias como temas están cayendo, y los productos de consumo y la mitigación del cambio climático están de moda. Aún no estamos en un mundo pospandémico, pero la mente colectiva de la industria está haciendo todo lo posible para volver a lo que estaba haciendo.

Todas estas son imágenes del ahora (aunque muy procesadas para resaltar patrones útiles que podrían no ser visibles en la versión original). En lo que estamos trabajando es en la cuestión aún más interesante de cómo cambian estas imágenes con el tiempo. Esta es la razón del nombre de la iniciativa: no se trata de clima de inversiones sino de climatología de inversiones. No acumular datos — no importa su volúmen — sino conocimiento.