Sobre cómo acompañar en libertad

08/09/2020

Daniela Godachevich nos cuenta sobre el encuentro del 3 de septiembre de Aprender en Casa, donde Melina Fuman conversó con José Nesis

En un nuevo encuentro de Aprender en Casa, el invitado a charlar con Melina, padres, madres y docentes, fue José Nesis, médico psicoanalista. Él fue quien introdujo el tema del día: “Vínculos en época de pandemia, aislamiento y cuarentena». Comenzó el seminario mencionando el término “catalizador”. Catalizador negativo y catalizador positivo. Usando este último para ejemplificar el acelere de algunos procesos como, por ejemplo, preadolescentes que se tiraron de cabeza en la adolescencia. Y catalizador negativo, para justamente lo contrario, para hablar sobre el letargo en situaciones que tuvieron aspectos regresivos, como aquellas personas que vivían solas, tuvieron que volver a la casa de sus padres.

Todas estas circunstancias, argumentó José, alteraron el ritmo que teníamos, y nos hicieron transitar dos duelos: el duelo por lo perdido y el duelo del duelo. Nos encontramos sumergidos en situaciones familiares que no imaginábamos tener. Esta adquisición nos hace dar cuenta además de que antes no la teníamos. Y despierta un nuevo miedo: volver a perder la cercanía lograda una vez que todo vuelva a la normalidad. 

Los vínculo con chicos en casa 

El vínculo en cuarentena con hijos chicos. Una preocupación de los muchos que están del otro lado de las pantallas, se divide en dos. Por un lado los chicos y chicas que tienen acceso a las pantallas, y por el otro, los que no tienen acceso. Cuando los chicos tienen pantallas, nuestras vidas son lo más parecido a estar sentado en el teatro viendo tres obras al mismo tiempo: una de Shakespeare, una infantil y una comedia. Somos espectadores y actores en una representación múltiple y en simultáneo donde se perdió lo íntimo. Grandes y chicos perdimos el vínculo con el mundo exterior, ese vínculo que teníamos garantizado. A los chicos, con y sin pantallas, les pasó lo mismo, y además de eso desean construir sus propios espacios para recuperar algo de intimidad. 

¿Quedan secuelas en los chicos después de la pandemia? Para abordar esta respuesta José habló  de miedos, juegos y creatividad. Hay muchas hipótesis sobre si quedarán secuelas en los niños o no. Luego de tanta presencia familiar, encierro y falta de vínculos, otra de las preguntas surgidas fue: ¿cómo se vuelve después del confinamiento? Los seres humanos aprendemos y elaboramos a través del juego. Luego de una larga cuarentena, a los niños se les permitió salir una cantidad de horas pautadas. Todos creíamos que los chicos saldrían felices a ese afuera que tanto anhelaban, pero, por lo contrario, nos encontramos con niños que no querían salir porque tenían miedo. 

El miedo convertido en inteligencia

El miedo puede estar al servicio de las secuelas, pero también puede estar al servicio de la inteligencia. ¿Cómo? Usando la creatividad en el juego, para re-elaborar el temor en un juego que, a la hora de salir al exterior los haga pensar en el rol del juego y no en el miedo. 

Los años más críticos son el principio y el final de cada ciclo escolar, por varios motivos. En el primer año de la secundaria los chicos no se llegaron a conocer tridimensionalmente, y los padres tampoco. Todos adquirimos el carácter de las ventanas chiquitas. Y los ciclos que culminan, no pudieron despedirse, tuvieron una despedida incompleta. En estos casos hay que trabajar estrategias para tratar de disminuir eso y buscar alternativas para aminorar el impacto de la imposibilidad de cerrar. 

¿Qué nos pasa a los adultos en este sin fin de obras en simultáneo siendo espectadores y actores a la vez? Hay que seguir estimulando los vínculos, con los métodos que tengamos. Y en los chicos se recomienda no forzar la situación, los chicos tienen que construir su mundo exterior en el mundo interior de la vivienda, y es un desafío muy difícil, porque es contraintuitivo. Están tratando de construir un mundo similar externo, y cualquier forma de lograrlo es válida. 

Los 15  finales

En el cierre de la charla, esos 15 minutos tan valiosos de las charlas de Aprender en Casa, donde se frena y se vuelve al principio para repensar todo lo que se dijo, los presentes trajeron frases, ideas y estrategias para compartir: 

  • Duplicar la dosis de empatía con otros padres, con el colegio, con los chicos y con los docentes, pero también con los padres. 

  • Extraer fuerzas desde la dificultad para acompañar a los chicos.

  • Perder el miedo al miedo y hacerle aikido para transformarlo en inteligencia.

  • Usar la tecnología a nuestro favor, con pautas claras. Buscar el cómo y encontrar la manera de poner límites. 

En resumen: dar espacios de libertad pero acompañando.

Daniela Godachevich

Recursos para buscar después de la charla: 

Charla de José Vínculos los en Cambio 

Charla de José de educación vial 

Un libro recomendado de José Nesis y Paula Szuster, De Familia en Familia, de la editorial Iamiqué (distintos modelos de familia). 

Artículo ¿Cómo conversar? de Miguel Espeche.

Video ¿Cómo convivir con niños y adolescentes en cuarentena? de Pilar Sordo.