Rovio: ¿Cómo ir más allá de los Angry Birds?

¿Reconocen a estos personajes?

Probablemente jugaron alguno de sus videojuegos, vieron alguna de sus películas o compraron algún objeto con sus caras para sus hijos. Los Angry Birds, propiedad de la compañía finlandesa Rovio, es una de las pocas franquicias que logró crecer a partir de un videojuego.

En 2009 Rovio lanzó el primer videojuego para celulares de esta propiedad intelectual, volviéndose un éxito inmediato. Fue uno de los primeros grandes éxitos de la era de los videojuegos para móviles (formato que actualmente genera más del 50% de los ingresos de la industria). En 2010 fue el más descargado del año. A partir de allí, la compañía continuó sacando juegos y en 2011 ocupó tres de los cinco lugares con mayores descargas.

Desde ese éxito, la empresa finlandesa se enfocó en ir más allá y volverse una compañía de entretenimiento en el sentido más amplio de la palabra. Intentaron replicar, en menor escala, la lógica que tiene Disney con sus personajes.

Comenzaron a licenciar el IP (propiedad intelectual) tanto para la producción de merchandising como para la creación de atracciones en parques de diversiones, y crearon sus propios estudios de animación para realizar cortometrajes y coproducir películas.

En 2016 lanzaron la primera película, alcanzando una facturación de 350 millones de dólares (con un costo de 75 millones). Luego, en 2019, lanzaron la segunda y facturaron 150 millones. También produjeron varias series animadas y actualmente Netflix hace uso de los personajes para una miniserie que ya va por su cuarta temporada.

Sin embargo, durante los últimos años el crecimiento del segmento de videojuegos, que es el que financia el resto de las iniciativas, se estancó. Los ingresos de 2021 comparados con los de 2018 crecieron solamente un 1,8%. Esto se debió principalmente a un fuerte aumento en la competencia y una nueva dinámica en los videojuegos móviles.

A partir de esta situación, en 2020 se renovó el management y pasaron de ser una «compañía de entretenimiento basada en videojuegos», a una puramente de videojuegos. Enfocándose en el formato en el que demostraron ser buenos. Los otros segmentos ya no serían fuentes de facturación (la porción de ingresos por licencia de la propiedad intelectual pasó de 9% en 2019 a 3% en 2022), sino de difusión para lograr monetizar mejor sus juegos.

Este cambio significó enfocarse en crear nuevos juegos y escalar más y mejor los que ya tienen. Pasaron de tener tres a siete estudios de creación de videojuegos. Cada uno de ellos enfocado en distintas categorías de videojuegos móviles.

La estrategia de crecimiento es enfocarse en sus juegos gratuitos, donde creen que todavía tienen mucho para crecer, expandirse a nuevas categorías (puzzle y casual RGP, por ejemplo) y, finalmente, explorar nuevas oportunidades de gaming más allá de los celulares.

En ese sentido, seguirán trabajando en sus personajes de Angry Birds, pero también buscarán incorporar nuevas franquicias. Esto incluye tanto acuerdos con franquicias que quieran ingresar a los videojuegos (como es el caso del programa de TV japonés «Moomin»), como también escalar los personajes de los estudios que vayan adquiriendo (lanzar el segundo juego de Hunter Assassin, título de Ruby Games, su estudio recientemente adquirido).

El otro punto interesante es el desarrollo de la plataforma Beacon. Se trata de tecnología y know-how mediante la cual testean y escalan sus juegos. Un centro de operaciones para medir el rendimiento de cada prueba que van realizando. Esto es particularmente relevante para las adquisiciones que hagan en el futuro, buscando mejorar las métricas de los juegos adquiridos.

Si comparamos los primeros seis meses de 2022 contra los primeros seis meses de 2021, los ingresos crecieron un 20%. Esto fue impulsado principalmente por el éxito de su nuevo juego lanzado a comienzo de año, Angry Birds Journey.

 

La compañía tiene tres objetivos financieros a largo plazo:

– Crecer a una tasa mayor a la del mercado, que se espera que sea de 7,6% anual.

– Mantener el crecimiento de las ganancias en las mismas tasas que sus ingresos, lo que significa mantener los márgenes.

– Distribuir en forma de dividendos alrededor del 30% de las ganancias netas ajustadas.

Será interesante seguir el desarrollo de la compañía. El desafío es continuar con el crecimiento de los juegos basados en Angry Birds mientras crean y escalan nuevos personajes que puedan acompañar el desarrollo de la compañía.

Santiago Tissembaum

Si quieres recibir contenido gratuito y novedades de inversores y negocios suscríbete aquí:

 

Inversiones y Negocios